“El encantador David Blanco es muy difícil que no guste. Con su acento español puntuando incluso el más pequeño detalle y con una calidez especial que te sientes inmediatamente atraído por él. ¡Y eso incluso antes de que comience a hacer magia!”